domingo, 1 de julio de 2007

Cala Naiara

Me han robado el corazón, o un pedacito de él y me siento feliz y agradecida. Creo que la vida me veía muy peleada con ella y ha querido regalarme un oasis, una nueva perspectiva, una playa maravillosa y mágica como su nombre.
Yo siempre he sido muy mala para los nombres, nunca se me olvida una cara pero los nombres... y estoy feliz porque la playa de Naiara empieza a susurrar el mío, formar parte de ese susurro es para mi una alegría y una ilusión. La vida no sólo me ha regalado una playa preciosa... ¡es que me la ha regalado llena de gente!.
Este fin de semana he desenvuelto mi regalo lentamente, me he tomado mi tiempo para no perder detalle y le debo una disculpa a la vida: no es verdad que no sepas hacer regalos, perdóname por sentirlo así cada vez que no coincidimos.

2 comentarios:

salvador dijo...

Comparteixo amb tu: Cala Naiara es un petit paradís, allà enfonsada, enmig del caos, el mar et rep tal com és, tal com ets, i la gent que hi va és fantàstica...

elena dijo...

Fa temps que busco una platja com la que describiu a prop de Barcelona, aquesta sembla fantàstia pel que dieu. em podireu dir si us plau com s'hi arriba? moltes gràcies!!